enero 19, 2003

Vía Wi-Fi News, un curioso artículo títulado How Warchalking Died: A Modest Proposal or a Serious Syllogism? en el que el autor argumenta porqué, en su opinión, el fenómeno warchalking está condenado a desaparecer, en parte debido al reciente inicio del programa Wi-Fi Zone de la WECA (Wi-Fi Alliance), con el que sin embargo no comparte los principios básicos —principalmente por el carácter comercial de Wi-Fi Zone. [#]

enero 13, 2003

Vía Gizmodo el pequeño Wi-Fi Sniffer de iDetect permite comprobar la presencia de redes Wi-Fi con sólo pulsar un botón del aparato, de tamaño similar a una tarjeta de crédito. No ofrece ningún tipo de información acerca de las características de la red presente, o incluso si hay más de una, pero tiene como atractivos el tamaño y la utilidad en casos determinados, tal como comprobar el alcance de una instalación inalámbrica en espacios cerrados. [#]

enero 9, 2003

El artículo Apple: There's no "a" in Wi-Fi hace referencia al reciente debate abierto sobre el futuro del estándar 802.11a con la llegada de los primeros dispositivos basados en el borrador IEEE 802.11g, que igualan la capacidad de las redes inalámbricas basadas en .11a pero manteniendo compatibilidad con los cerca de 35 millones de componentes .11b instalados en el mundo.

Según el artículo, recientemente Greg Joswiak, de uno de los vicepresidente de Apple, afirmó que 802.11a no tiene sentido, o al menos no del todo. No hay mercado para 'a'. Apple planea integrar la tecnología .11g en su próxima generación de portátiles. Joswiak cuestiona además la necesidad de la coexistencia de los dos estándares, incompatibles entre sí, cuando el mercado se decanta claramente por .11b con una base instalada que supera en cantidades de millones por miles a las .11a, más caras y complejas y de uso restringido exclusivamente a otros dispositivos .11a —aunque esta podría ser una ventaja a su favor en ciertos casos. Por su parte .11g permite utilizar las actuales tarjetas .11b.

Este punto de vista parece que es compartido por Microsoft, la cual sin embargo no busca para Windows la certificación de productos exclusivamente .11a o b sino de aquellos equipos que utilicen ambos estándares en aras de la compatibilidad hacia atrás. Como ya se intuía estos días, y aunque actualmente algunos fabricantes mantienen en el mercado productos relativamente nuevos exclusivamente válidos para redes inalámbricas .11a, parece que la tendencia será ir hacia la comercialización de equipos con ambos estándares, que convivirán al menos por un tiempo. [#]

enero 8, 2003

Apple ha presentado en Macworld Expo, que se celebra estos días en San Francisco, su nuevo AirPort de apellido Extreme, basado en el borrador del estándar 802.11g, hasta 54Mbps en la banda de los 2,4GHz, con circuitería del fabricante Broadcom, en sustitución de Agere que era quien hasta ahora propocionaba los integrados de los AirPort 802.11b, estándar con el que mantiene la compatibilidad.

Uno de los principales atractivos de AirPort Extreme es, aparte de la mayor capacidad manteniendo la compatibilidad con el actual estándar .11b (como viene siendo habitual entre los nuevos puntos de acceso .11g), la posibilidad de funcionar simultáneamente como punto de acceso y como bridge inalámbrico, lo que permite incrementar el rango de alcance inicial de 450 metros añadiendo más estaciones base AirPort que a su vez dan acceso sin necesidad de tener conectada más que una toma de red en uno de ellos. AirPort Extreme es el único dispositivo de su clase con tal capacidad, reservada hasta ahora a dispositivos de mayor categoría. De otro modo, es posible ampliar el área de cobertura utilizando alguna de las antenas uni u omnidireccionales Dr. Bott compatibles con AirPort —por unos 250€.

El modelo base tiene un precio de 199€. Opcionalmente, por 249€, hay disponible una versión que incluye módem V90 de 56K que acepta conexiones remotas y da acceso a la red inalámbrica con una llamada de datos. Cada punto de acceso de la estación base permite hasta 50 usuarios concurrentes y admite la conexión directa de un impresora USB que puede se utilizada remotamente por cualquiera de estos usuarios. Las tarjetas de acceso cliente tienen un precio aproximado (siempre más IVA) de 99€ cada una. El punto de acceso puede ser utilizado tanto por ordenadores Mac OS, clásico y X, como ordenadores PC.

En lo referente a seguridad de la red inalámbrica ofrece las habituales características de cortafuegos y cifrado de hasta 128 bits WEP. Es compatible con protocolos de redes virtuales privadas, tiene soporte RADIUS e inluye la tecnología Cisco LEAP para incrementar las medidas de control de acceso al entorno. [#]

enero 7, 2003

La llegada a finales de 2002 de los primeros productos cumpliendo las especificaciones del estándar IEEE 802.11g (actualmente en borrador y pendiente de aprovación final que está prevista para el segundo semestre de este año) pronostica un año de novedades, evolución y expansión de la tecnología Wi-Fi. Al incremento de las prestaciones (capacidad, alcance) y a la reducción de precios que se esperan hay que añadir las optimistas expectativas de crecimiento y cálculos de volúmenes económicos previstos para el mercado de las conexiones inalámbricas, especialmente en lo que se refiere a los estándares 802.11b y 11g a lo largo del 2003 y 2004.

IEEE 802.11g es similar al ya conocido 802.11a en cuanto a capacidad (54Mbps). Sin embargo funciona en la banda de radio de 2,4GHz --igual que el .11b. Esto supone, entre otras cosas, menores costes y simplificación de los componentes, y mayor alcance y mejor recepción ante la presencia de obstáculos tales como tabiques o techos. Por similitud, la mayoría de los productos 11g mantienen la compatibilidad con los actuales 11b, lo que favorecerá su implementación en redes inalámbricas ya instaladas pero con necesidad de mayor capacidad en algunos puntos.

Para algunos analistas esto puede ser el principio del fin del ciclo de vida del estándar .11a con la misma capacidad de 54Mbps pero en la banda de los 5GHz, que se traduce en un menor alcance y por tanto en la necesidad de instalar más puntos de acceso para cubrir el mismo área. Sin embargo, según otras opiniones, el .11a aún tiene cuerda aunque a niveles más exigentes en cuanto a seguridad y calidad de conexión (lejos del uso doméstico o en pequeñas empresas), dos aspectos en los que destacan los productos .11a por esas mismas razones: es menos común una conexión 11a y a la vez el especto de 5-5,3GHz está menos saturado y por tanto más despejado o "limpio", lo que minimiza las interferencias —aunque en ese sentido tiene otros inconvenientes. La banda de los 2,4GHz es la habitualmente utilizada por otros aparatos inalámbricos habituales, tales como teléfonos inalámbricos y mandos de radio en general, como los de los coches o puertas automáticas.

Se prevé por tanto que a lo largo del 2003 se mantendrá una convivencia de productos 11b y 'g' como paso inicial o popular a las redes inalámbricas, junto con otros 11a (con o sin 'b' y/o 'g') para casos más específicos y reducidos en los que prevalece la importancia del ancho de banda y la calidad de conexión sobre la compatibilidad, simplicidad o economía. [#]

diciembre 26, 2002

El País de hoy dedica en el suplemento CiberPaís (cerrado, para suscriptores) varios artículos sobre las redes inalámbricas Wi-Fi. El primero de ellos cuenta cómo las redes inalámbricas se van implantando poco a poco en España, tanto en hoteles, aeropuertos, empresas o ciudades en los que el Wi-Fi es una alternativa cómoda al cable como en zonas remotas donde es la única opción viable, allí donde el cable tardaría (y tardará) años en llegar —o donde realmente no llegará nunca.

Otro artículo hace un rápido repaso sobre la historia de la tecnología Wi-Fi y recoge las iniciativas de distintas empresas dedicadas a la instalación y explotación de redes inalámbricas las cuales, según dice uno de los entrevistados, en España despegarán con fuerza en enero, que será cuando la demanda se va a disparar. Compañías conocidas como HP, Cisco, Telia y otras que empiezan como WifiSpain o Kubi Wireless dan su opinión y exponen sus puntos de vista sobre el presente y futuro de la tecnología Wi-Fi.

Finalmente, un último artículo se centra en la comunidades Wi-Fi Españolas como MadridWireless, GuadaWireless o CanariasWireless, por poner unos pocos ejemplos, dedicadas principalmente a dar cobertura inalámbrica en su localidad generalmente bajo el principio altruista de proporcionar acceso libre, aunque algunos de ellos empiezan a cobrar una cuota mensual para sus usuarios por exigencia de los costes que supone un servicio que ve incrementado continuamente su número de usuarios. Mención aparte merecen los proyectos IPyrene, centrado en proporcionar acceso a un 70% del Pirineo catalán principalmente, y RedLibre, que pretende dar cobertura en toda España.

A lo largo del especial inevitablemente se hace referencia a la supuesta falta de seguridad de las redes inalámbricas y al movimiento warchalking, y a los dolores de cabeza que supone el fuerte crecimiento de la tecnología Wi-Fi para agencias como el FBI o el Departamento de Defensa de EE.UU. [#]

diciembre 18, 2002

Recientemente el DoD mostraba su preocupación por el problema que podía llegar a suponer para sus radares de vigilancia la proliferación de las redes y conexiones de radio compatibles con el estándar IEEE 802.11a (hasta 54Mbps de capacidad), que funciona en frecuencias entre los 5 y 6GHz. La especificación .11a es similar a la .11b (con la que es incompatible) que actualmente utilizan la mayoría de las redes inalámbricas de 11Mbps en la banda de los 2,4Ghz, y de las que el DoD no hace mención en este sentido ya que los radares militares no funcionan en rangos por debajo de los 5GHz —aunque sí se ha referido a ellas en otros aspectos como los conflictos que se producen entre redes inalámbricas públicas y privadas o el riesgo para la seguridad que conllevan las redes aéreas abiertas o no lo suficientemente protegidas.

De recomendada lectura para los interesados, el artículo de InfoWorld explica cómo el problema está causado principalmente por la sensibilidad de la tecnología DFS que se encarga de detectar la presencia de señales de radar en el canal utilizado para, en caso de encontrarlas, cambiar automáticamente a otra frecuencia dentro del rango disponible. La discusión tiene su origen en el grado de sensibilidad del selector de canales: si es demasiado sensible combiará continuamente de canal en busca de otro libre que utilizar, lo que áfectará al rendimiento de la conexión; por otro lado, si no es lo suficientemente sensible como para detectar la presencia de señales de radar éstos no estarán lo suficientemente protegidos antes la presencia de señales de radio como las utilizadas por los dispositivos 802.11a, entre otros. [#]
Esta página recopila noticias, enlaces e información sobre las redes sin cable, especialmente las basadas en especificaciones IEEE 802.x —802.11a/b/g.



Copyright © Nacho Palou | nacho@microsiervos.org